EMBARAZO ANEMBRIONADO


¿Qué es el embarazo anembrionado?

El embarazo anembrionado, también conocido como huevo anembrionado, como su nombre indica, es un embarazo sin embrión. Se fecunda el óvulo y este se adhiere a las paredes del útero y, a diferencia de un embarazo normal, donde se empieza a desarrollar el embrión, en el embarazo anembrionado, lo único que se desarrolla es el saco gestacional. Pero en su interior, no se desarrolla ningún embrión o, si se desarrolla, este se detiene antes de superar 1 cm de tamaño.

El embarazo anembrionado es un problema frecuente y se piensa que la mitad de las pérdidas del embarazo durante los 3 primeros meses se debe al huevo anembrionado.

¿Por qué se produce?
La causa más común es por un problema cromosomático que dificulta la división celular del embrión y no la del saco gestacional que luego formará la placenta. Puede ser causa un óvulo o un espermatozoide de baja calidad cromosomática.

¿Soy propensa a tener embarazo anembrionado?
No, no existe gente propensa a embarazo anembrionado.. que hayas tenido un embarazo anembrionado no significa que vayas a volver a tenerlo. De hecho, tienes menos posibilidades.

No obstante, si has padecido un embarazo anembrionado, es ideal esperar un par de ciclos menstruales para que el ciclo hormonal se regule. Ya que este tipo de embarazo anembrionado produce el mismo tipo de hormonas que un embarazo normal.

¿Cómo se diagnostica?
Dado que el cuerpo produce las mismas hormonas que en el embarazo normal, un simple análisis de orina o de sangre, no da información alguna para concluir si se trata de un embarazo normal o anembrionado. Para comprobar si existe un embarazo anembrionado hay que hacer una ecografía. 

Pero hay que esperar el tiempo suficiente para que se pueda comprobar si el saco gestacional está vacío o no... esto se puede ver entre las 5ª y la 7ª semana.


¿Cómo se trata?
Cuando el cuerpo detecta que el embarazo no está gestando un embrión, el propio cuerpo suele expulsar el huevo sin embrión. Con un sangrado, similar a la menstruación, y en ocasiones con ciertos dolores y pinchazos.

Pero hay casos en los cuales no se produce este tipo natural de expulsión, y por tanto, el médico se ve obligado a practicar un legrado o raspado uterino que permita eliminar todo aquel material propio del embarazo y prepare el útero para luego un futuro embarazo.

¿Qué hacer para encontrarme mejor?
Es normal que después de tener un embarazo anembrionado puedas sentirte preocupada, nerviosa, triste, etc... Pero tienes que tener en cuenta que este tipo de fenómenos no son embarazos en sí, más bien son un método para ir eliminando óvulos que han salido defectuosos y que pueden perjudicar la salud del bebé, ya sea dando a luz fetos muertos o malformados... por tanto, aumenta la posibilidad de que el próximo embarazo termine de forma satisfactoria. 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...