Mostrando entradas con la etiqueta Beneficios del ejercicio.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Beneficios del ejercicio.. Mostrar todas las entradas

PERDER PESO DURANTE EL EMBARAZO



Desde el mismo instante en el que sabes que estás embarazada y que acudes al doctor, entrarás en una rutina y empezarás una nueva relación amor/odio con tu nueva amiga la báscula. Es posible que te tengas que pesar una vez por semana, si no lo haces en casa, el médico te pesará en su consulta para controlar el peso. Y es que aumentar de peso de forma paulatina es señal de un embarazo normal, de un crecimiento progresivo del bebé y de las reservas necesarias que necesitareis más tarde para el parto. Pero no siempre conviene subir de peso, a veces el médico puede aconsejarnos perder peso y esto dependerá si el empezamos el embarazo con sobrepeso y de nuestras condiciones. Llegando pues a que nuestra balanza sea negativa: el peso que gana el bebé menos lo que perdemos. 

En general, podemos escalonar el peso que debemos coger según nuestras condiciones iniciales en los siguientes rangos, aunque tenemos que tener en cuenta que será el médico quien aconseje cuanto debemos engordar o, adelgazar si se necesitara.


  1. Si nuestra constitución es delgada, engordar a lo largo del embarazo entre unas cantidades de 12 y 15 kg es lo adecuado. Engordar más de 15 kg se suele considerar demasiado.
  2. Si nuestra constitución es normal, un peso adecuado estará entre los 9 y los 12 kg.
  3. Si partimos de sobrepeso entre 6 y 9 kg. 
  4. En algunos casos convendrá adelgazar cuando nuestra salud y la del bebé se pueda ver afectada, esto se produce en casos de constituciones clasificadas como obesas.


ADELGAZAR DURANTE LOS PRIMEROS MESES

En ocasiones puede suceder que durante los 3, 4 o 5 meses algunas mamás apenas ganen peso o incluso lo pierdan. Es muy normal debido a las nauseas y vómitos que se padecen al principio del embarazo en ese proceso de limpieza que lleva a cargo el cuerpo para estar preparadas para la nueva vida y los cambios corporales.

Si el médico no lo receta no es recomendable tomar medicamentos que hagan desaparecer la angustia o detengan los vómitos, recuerda que aunque desagradable es un proceso de limpieza que el cuerpo debe hacer. Lo importante es pues recuperar los líquidos que se pierden y las sales. Tomar alimentos de fácil digestión y en cantidades pequeñas ayudarán a que nos sintamos con más fuerza.

Otro de los puntos que tienes que tener en cuenta para perder peso si es tu caso es la actividad física, algo recomendable si el médico no recomienda lo contrario: yoga y ejercicios acuáticos son los más favorables.


NADAR ESTANDO EMBARAZADA: PROS Y CONTRAS.


Posiblemente, nadar durante el embarazo sea el ejercicio más recomendable de todos (junto con los estiramientos), para prepararnos para el parto y para sentirnos mejor durante la gestación.


Siempre con la supervisión del médico, podemos decir que realizar ejercicios durante el embarazo es suma importancia. Nos ayuda a mantener los músculos sanos, nos alivia tensiones, eliminamos líquidos retenidos, nos mejora el estado anímico, etc... Y entre todos los ejercicios, nadar es el ideal para las embarazadas.

Primeramente, cuando estamos en la piscina, notaremos un gran alivio. Ya no tenemos que cargar nuestro peso, sino que al flotar, el agua misma nos sostendrá contrarrestando la presión de la gravedad. Se relajan pues los músculos de la espalda y facilita la respiración.

Otro punto a favor de la natación, es que puedes ejercitar tus músculos sin sufrir el impacto. Además, estiras el cuerpo y alivias la pesadez de piernas.

Según el Instituto Nacional de Salud Pública, se ha comprobado que aquellas mujeres que realizan ejercicio moderado como la natación, son menos propensas a tener partos prematuros o malformaciones en el bebé. 

También se la reducción del efecto de la gravedad favorece la oxigenación de todas las partes del cuerpo y la circulación sanguínea, evitando la aparición de varices, estrías, hinchazón y calambres.

¿Cuanto me aconseja nadar?

Siempre que no existan razones médicas en contra, puedes realizar ejercicio moderado más de 30 minutos prácticamente todos los días. Por ejemplo, 1 día aeróbico, un día estiramientos o ejercicios de Kegel y uno de descanso.

El agua debe estar a una temperatura más o menos agradable. Fresca que te haga sentir bien y en ningún caso superará los 32 grados.

Si vas a empezar a hacer ejercicio, es conveniente que empieces poco a poco. No te pongas a nadar en estilo mariposa y a contrarreloj el primer día.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...