Mostrando entradas con la etiqueta Embarazo fácil. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Embarazo fácil. Mostrar todas las entradas

MADRE A LOS 20, A LOS 30 Y A LOS 40 AÑOS.



Algunas veces aparecen noticias de madres jóvenes y madres mayores, anormalmente jóvenes y anormalmente mayores. Si echamos un vistazo a las noticias confirmadas de las madres más jóvenes, podemos encontrar el caso de Lina Medina Vásquez, que con 6 años fue madre, convirtiendose así en la madre más joven del mundo. En el caso contrario, la madre más mayor es el de Rajo Devi Lohan, que fue madre primeriza con 70 años de edad. 

Pero estos casos son extremos, anécdotas que hay que nos muestran que existe un periodo verdaderamente largo para ser madres. Ejemplos de que no hay que obsesionars en ser madre ya, que planear un embarazo y que no vaya sucediendo no es motivo de desesperación... solo hay que tener paciencia, insistir y buscar ayuda si es necesario.

Viendo el gran amplio margen de edad en el que se puede ser madre. ¿qué edad es la más indicada? ¿Qué ventajas hay en una edad u otra? ¿Existen peligros para el bebé?

Vamos a dividir las edades en décadas, entre las más comunes ya que no es fácil ser madre a los 70 años.

De 20 a 30 años. 

Ventajas: 
Entre las ventajas más evidentes son la facilidad y la seguridad del embarazo. Entre los 20 y 30 años encontramos la edad más propicia biológicamente para ser madre. 

El número de abortos se reducen, los casos de problemas en el feto o los casos de síndrome de Down también son menos frecuentes que en otras edades.

Físicamente la madre se encuentra con mayor energía y capacidad de recuperación y consigue hacer frente mejor a los cambios físicos del embarazo.

Desventajas:
De forma general, podemos decir que una mujer de 20 años no tiene la misma experiencia, serenidad o sabiduría que una de 30 años. El estado de ánimo suele ser más cambiante y la inmadurez puede ser un inconveniente.

Socialmente, alrededor de los 20 años encontramos estudiantes y mujeres con sus primeros trabajos. No se suele tener la misma estabilidad económica ni laboral que a los 35, por ejemplo. Eso hace que cuidar a un bebé pueda ser más complicado.

De los 30 a los 40 años.

Ventajas:
Para los expertos la mejor edad para tener hijos ronda los 33 o 34 años. Las razones son: que hay más probabilidad de una estabilidad económica y emocional. 

Hasta los 35 años las probabilidades de un embarazo que llegue a buen término son prácticamente las mismas que a la edad de 25 años.

Al inicio de los 30, las probabilidades de quedar embarazada en el primer año es de 75%


Desventajas:
En la década de los 30 se produce un gran cambio. A partir de los 35 aumenta exponencialmente las posibilidades de sufrir aborto o problemas en el embarazo. 

A los 40 años, la probabilidad de un embarazo natural se ha reducido a un 15%.

Al acercarse a los 40, las probabilidades de conseguir un embarazo durante los primeros 12 meses es menos de 65%.

A partir de los 40 años.

Ventajas:
La vida laboral suele estar asentada.

Emocionalmente se encuentra más estabilidad por la experiencia y la edad.

Desventajas:

A partir de los 40 años, biológicamente es el peor momento, no obstante, cada vez se ven más mujeres que retrasan las edades de ser madres a los 40 años o más.

Aumentan las posibilidades del aborto o de la malformación del feto.


INSOMNIO Y SOMNOLENCIA DURANTE EL EMBARAZO.


La mayoría de las mujeres, el 70% según Sociedad Española de Sueño (SES), va a sufrir una alteración del sueño durante el periodo que dura la gestación. La somnolencia, dormir mucho o lo contrario, el insomnio, no perjudican seriamente ni para la madre ni para el bebé.

Por norma general, las 12 primeras semanas de embarazo, suelen aumenta un poco (y a veces mucho)  las ganas de dormir. La progesterona es la hormona que causa esta somnolencia. El cuerpo está empezando a hacer cambios y necesita de toda la energía disponible... es como si nos dijera: Vamos a descansar para ahorrar energía. Es fácil sentirse cansada y sin ganas de moverse, no obstante, no todas las madres pueden quedarse tumbadas lo que necesitan. Normalmente hay que trabajar, hacer las tareas del hogar, cumplir con obligaciones con familiares y amigos, etc... 

Cuando nos acercamos a los últimos 3 meses, el caso suele ser al revés, aunque la sensación de agotamiento será la misma. En las últimas semanas de embarazo, el volumen del bebé ha aumentado tanto que nos crea ciertas incomodidades para dormir: puede crearnos dolores lumbares, nos impide dormir bien porque la movilidad es más escasa, puede presionarnos el nervio ciático y producir dolores en la pierna, también puede producir pesadez en las digestiones y acidez, etc. Vamos, un conjunto de síntomas que nos van a impedir dormir de forma relajada.

A todo esto, hay que sumar que estamos en una época en la cual es fácil que nos dejemos llevar por inseguridades y temores acerca del parto o de como criar al bebé. Intenta no preocuparte, disfruta el embarazo y ya verás como todo sale bien.

ALGUNOS CONSEJOS.

Los consejos son prácticamente los mismos que para los casos de insomnio.

Es aconsejable una rutina, acostarse a la misma hora todos los días. Evita la siesta o dormir durante el día para llegar con sueño.

No comas mucha cantidad antes de acostarte para evitar indigestiones, acidez o pesadez.

En la cena puedes incluir carbohidratos porque ayudan a que el cuerpo se relaje. Si cenas únicamente proteínas, es posible que te entren más ganas de ir al baño. 

Realiza tareas relajantes como leer un libro o ver una película tranquila. 

Si no puedes dormirte, no te estés dando vueltas y vueltas, levántate y haz alguna actividad relajante.

Un poco de ejercicio es bueno para liberar tensiones. Ayuda a relajarnos tanto mental como físicamente.

Busca tu posición más cómoda para dormir. Utiliza los almohadones necesarios. La forma más aconsejable es en posición fetal dejándonos caer hacia el lado izquierdo para que el útero no presiones el hígado. Puedes poner un cojín entre las piernas.

No tomar bebidas excitantes y con cafeína.

Puedes aprender técnicas de relajación. 

EMBARAZO ANEMBRIONADO


¿Qué es el embarazo anembrionado?

El embarazo anembrionado, también conocido como huevo anembrionado, como su nombre indica, es un embarazo sin embrión. Se fecunda el óvulo y este se adhiere a las paredes del útero y, a diferencia de un embarazo normal, donde se empieza a desarrollar el embrión, en el embarazo anembrionado, lo único que se desarrolla es el saco gestacional. Pero en su interior, no se desarrolla ningún embrión o, si se desarrolla, este se detiene antes de superar 1 cm de tamaño.

El embarazo anembrionado es un problema frecuente y se piensa que la mitad de las pérdidas del embarazo durante los 3 primeros meses se debe al huevo anembrionado.

¿Por qué se produce?
La causa más común es por un problema cromosomático que dificulta la división celular del embrión y no la del saco gestacional que luego formará la placenta. Puede ser causa un óvulo o un espermatozoide de baja calidad cromosomática.

¿Soy propensa a tener embarazo anembrionado?
No, no existe gente propensa a embarazo anembrionado.. que hayas tenido un embarazo anembrionado no significa que vayas a volver a tenerlo. De hecho, tienes menos posibilidades.

No obstante, si has padecido un embarazo anembrionado, es ideal esperar un par de ciclos menstruales para que el ciclo hormonal se regule. Ya que este tipo de embarazo anembrionado produce el mismo tipo de hormonas que un embarazo normal.

¿Cómo se diagnostica?
Dado que el cuerpo produce las mismas hormonas que en el embarazo normal, un simple análisis de orina o de sangre, no da información alguna para concluir si se trata de un embarazo normal o anembrionado. Para comprobar si existe un embarazo anembrionado hay que hacer una ecografía. 

Pero hay que esperar el tiempo suficiente para que se pueda comprobar si el saco gestacional está vacío o no... esto se puede ver entre las 5ª y la 7ª semana.


¿Cómo se trata?
Cuando el cuerpo detecta que el embarazo no está gestando un embrión, el propio cuerpo suele expulsar el huevo sin embrión. Con un sangrado, similar a la menstruación, y en ocasiones con ciertos dolores y pinchazos.

Pero hay casos en los cuales no se produce este tipo natural de expulsión, y por tanto, el médico se ve obligado a practicar un legrado o raspado uterino que permita eliminar todo aquel material propio del embarazo y prepare el útero para luego un futuro embarazo.

¿Qué hacer para encontrarme mejor?
Es normal que después de tener un embarazo anembrionado puedas sentirte preocupada, nerviosa, triste, etc... Pero tienes que tener en cuenta que este tipo de fenómenos no son embarazos en sí, más bien son un método para ir eliminando óvulos que han salido defectuosos y que pueden perjudicar la salud del bebé, ya sea dando a luz fetos muertos o malformados... por tanto, aumenta la posibilidad de que el próximo embarazo termine de forma satisfactoria. 


SABER EL SEXO DEL BEBÉ.

Aunque hay padres que prefieren no saber el sexo del bebé, la mayoría se entera con las ecografías y las pruebas que se van realizando. No obstante, si quieres saber si tu bebé es niño o niña antes de que pase las pruebas médicas, puedes echar mano al calendario Chino. Pero no únicamente puedes saber el sexo del futuro bebé, sino que además puedes "favorecer" que tenga el sexo que prefieres. Simplemente buscas el día que elegir el día acertado para que tu hijo sea niño o niña... como prefiera.

Este calendario chino, nunca es más fiable que las opiniones médicas y sus pruebas, pero siempre nos puede servir como instrumente, no fiable del todo, para que nos de una pista sobre el sexo del bebé.


Tenemos que tener en cuenta que este calendario lleva utilizándose en la tradición china desde hace más de 700 años. De hecho, el origen de este calendario parece una leyenda fantástica ya que dicen que se encontró en la tumba real hace 700 años.

Pero si quieres probar: arriba vemos los meses de concepción y en la columna de la izquierda, los años que tiene la madre (realmente son los años lunares, donde los meses son de 29,54 días, pero es casi igual que el calendario solar u occidental). Al parecer su efectividad ronda el 90% y a mi personalmente sí me ha acertado.


PERDER PESO DURANTE EL EMBARAZO



Desde el mismo instante en el que sabes que estás embarazada y que acudes al doctor, entrarás en una rutina y empezarás una nueva relación amor/odio con tu nueva amiga la báscula. Es posible que te tengas que pesar una vez por semana, si no lo haces en casa, el médico te pesará en su consulta para controlar el peso. Y es que aumentar de peso de forma paulatina es señal de un embarazo normal, de un crecimiento progresivo del bebé y de las reservas necesarias que necesitareis más tarde para el parto. Pero no siempre conviene subir de peso, a veces el médico puede aconsejarnos perder peso y esto dependerá si el empezamos el embarazo con sobrepeso y de nuestras condiciones. Llegando pues a que nuestra balanza sea negativa: el peso que gana el bebé menos lo que perdemos. 

En general, podemos escalonar el peso que debemos coger según nuestras condiciones iniciales en los siguientes rangos, aunque tenemos que tener en cuenta que será el médico quien aconseje cuanto debemos engordar o, adelgazar si se necesitara.


  1. Si nuestra constitución es delgada, engordar a lo largo del embarazo entre unas cantidades de 12 y 15 kg es lo adecuado. Engordar más de 15 kg se suele considerar demasiado.
  2. Si nuestra constitución es normal, un peso adecuado estará entre los 9 y los 12 kg.
  3. Si partimos de sobrepeso entre 6 y 9 kg. 
  4. En algunos casos convendrá adelgazar cuando nuestra salud y la del bebé se pueda ver afectada, esto se produce en casos de constituciones clasificadas como obesas.


ADELGAZAR DURANTE LOS PRIMEROS MESES

En ocasiones puede suceder que durante los 3, 4 o 5 meses algunas mamás apenas ganen peso o incluso lo pierdan. Es muy normal debido a las nauseas y vómitos que se padecen al principio del embarazo en ese proceso de limpieza que lleva a cargo el cuerpo para estar preparadas para la nueva vida y los cambios corporales.

Si el médico no lo receta no es recomendable tomar medicamentos que hagan desaparecer la angustia o detengan los vómitos, recuerda que aunque desagradable es un proceso de limpieza que el cuerpo debe hacer. Lo importante es pues recuperar los líquidos que se pierden y las sales. Tomar alimentos de fácil digestión y en cantidades pequeñas ayudarán a que nos sintamos con más fuerza.

Otro de los puntos que tienes que tener en cuenta para perder peso si es tu caso es la actividad física, algo recomendable si el médico no recomienda lo contrario: yoga y ejercicios acuáticos son los más favorables.


TROMBOSIS Y EMBARAZO.

Un trombo es formación de un coágulo de sangre. Si este se produce en las venas superficiales de las piernas, recibe el nombre de tromboflebitis superficial; en cambio, si el trombo se produce en las venas profundas recibe el nombre de trombosis venosa profunda TVP.

En cualquier caso, un trombo puede desprenderse de las venas de las piernas y llegar al corazón, cerebro y pulmones pudiendo llegar a producir complicaciones graves, estando embarazadas o no.

En general, siempre que se tenga la impresión de que estamos sufriendo un trombo, urgentemente debes ir al médico, sobre todo si se está gestando una nueva vida. Pero sobre todo, son las trombosis venosas internas las más peligrosas, en comparación con la tromboflebitis superficial. Por eso, conviene saber cuando estamos sufriendo una TVP. Las sensaciones son: inflamación excesiva, dolor en pierna (pantorrilla, muslo, gemelo),  enrojecimiento. Y sobre todo tener especial atención aquellas mujeres que han sufrido problemas con trombosis anteriormente o problemas circulatorios.

Durante el embarazo y durante las siguientes semanas después del parto, debemos tener especial atención a la posible aparición de una trombosis. Se ha comprobado que durante el embarazo los casos de trombosis aumentan de un 2% a un 10% de TVP. Esto se debe a varios factores como :


  • Inactividad física.
  • Cambios hormonales.
  • Aumento de peso.
  • Presión del útero.
  • Alimentación deficiente.
  • Cesárea. 

¿Existe alguna forma de evitar la trombosis durante el embarazo?

La actividad es la mejor forma de que nuestro corazón y nuestra respiración muevan la sangre de nuestro cuerpo. La mejor actividad para evitar la trombosis es realizar ejercicios en el agua. Ya que al realizar ejercicios en el agua movemos la circulación y la presión del agua sobre nuestros miembros inferiores dificulta la formación de coágulos.


Tienes que evitar permanecer en la misma posición durante varias horas seguidas. Es bueno mantener las piernas elevadas.

Prendas holgadas.

Beber abundante agua ayuda a que la sangre esté más líquida.

Evidentemente no fumar o fumar menos.

En algunos casos, el médico puede recetarle algún medicamento inocuo para usted y el bebé que ayude a evitar la formación de coágulos (heparinas). O también puede recomendar que utilice medias de compresión.

SEÑALES DEL PARTO Y QUÉ LLEVAR AL HOSPITAL


Se acerca la fecha del parto y debemos saber cuales son las señales que nos van a indicar que hay que ir al hospital. En principio son dos.

1º- La primera es las contracciones, estas suelen ser más frecuentes cuando se acerca la hora del parto. Por ejemplo, si cada 5 minutos tenemos contracciones, esta es la indicación de que el parto se aproxima y que debemos trasladarnos al hospital.

2º- Si hemos roto aguas. La rotura de la bolsa de agua viene precedida por la expulsión del tapón mucoso (más sobre el tapón mucoso AQUÍ) Este puede tener restos de sangre, pero no debes preocuparte ya que no es una hemorragia interna, no existe riesgo y es normal. Después del tapón mucoso se rompe la bolsa y se desprende el líquido amniótico. Este es el líquido que protege al bebé de las infecciones externas y normalmente es una señal del parto. No obstante, se puede dar el caso de romper aguas y no dilatar ni estar preparada para el parto. No te preocupes si sucede esto, con un poco de prevención, el bebé puede seguir viviendo sin líquido amniótico.

Tenemos que ir al hospital porque se acerca la hora del parto. ¿Qué tenemos que llevar al hospital?

A partir de la semana 35, debemos tener ya preparada una canastilla para el bebé. Hay que ser prevenido y en la canastilla hay que incorporar unos 6 juegos de ropa, un par de pijamitas, pañales, colonia, biberón (si deseas no darle lactancia materna), etc...

Para ti es conveniente que lleves camisones o pijamas cómodos que te permitan abrir la parte delantera que sean especiales para de forma fácil, poder dar de mamar al bebé. Piensa que si decides darle lactancia materna, te resultará más cómodo hacerlo y te sentirás más segura delante de todas las visitas que se suelen dar en el hospital.

Otra cosa que es recomendable es llevar ropa interior (bragas) desechables , ya que los primeros días después del parto, se suelen producir sangrados por los movimientos de las contracciones del útero. Así, si se manchan, se pueden tirar a la basura y no tener que preocuparte de nada más.



ALGUNOS FALSOS MITOS SOBRE LA LACTANCIA MATERNA.

1º- TENGO PECHOS PEQUEÑOS y no dará suficientemente leche. 
FALSO
La producción de leche no depende de el tamaño de los pechos. Tener en cuenta que muchos pechos grandes son porque acumulan grasa, y esta no produce leche, sino por unos conductores que forman la glándula mamaria. De todas formas la producción de leche siempre suele ser mayor a la necesaria por el bebé.

2º- LA LECHE QUE ME SALE ES MUY LÍQUIDA y poco nutritiva, no alimenta a mi hijo. 
FALSO
El sabor que más atrae al bebé, y a cualquier adulto, es el dulce, es el sabor primitivo que nos indica que lo que comemos es saludable. Pues bien, al principio de la toma puedes observar que la leche es más líquida porque contiene mayor cantidad de agua y azúcares. Es la forma de atraer al bebé. Al rato, la leche suele hacerse más espesa y su cantidad de grasa aumenta.

3º- NO ME SUBE LA LECHE DESPUÉS DEL PARTO, no puedo alimentar a mi bebé. 
FALSO
Es cierto que la leche puede tardar en subir 3 o 4 día, pero antes pueden succionar lo que se conoce como  calostros. El calostro es un tipo de leche muy nutritiva que además favorece el desarrollo del sistema inmunológico.

4º- TENGO QUE BEBER LECHE PARA PRODUCIR LECHE.
FALSO
La producción de leche no depende de si se bebe o no leche o cualquier otro alimento. Para que la leche deje de producirse por la alimentación  esta debe ser insuficiente y provocar problemas serios de nutrición. La producción de leche responde a la demanda. Con forme más leche se tome, más produce nuestro cuerpo.

5º- TENGO QUE DAR DE AMAMANTAR CADA 3 HORAS para recargar los pechos de leche.
FALSO
No impongas ni horarios ni cantidades. No tienes por qué hacerlo así. Los primeros meses que son aquellos que se dan exclusivamente la lactancia materna, si has decidido hacerlo así, puedes alimentar a tu bebé no esperando a que se llenen los pechos de leche para luego darles una cantidad mayor, sino dar de pecho cuando el bebé tenga hambre y te lo solicite. Cada bebé y cada madre son diferentes, no conviene pues regular las tomas como demuestran los últimos estudios que aconsejan dar leche al bebé siempre que lo solicite. De esa forma dejaremos que el bebé crezca a su ritmo, se alimente de forma más natural y tomando menos cantidad pero más frecuentes. Así también ayudaremos a que las digestiones del bebé sean más livianas y por tanto con menos cólicos.

6º- LAS TOMAS SON MÁS FRECUENTES Y creo que el bebé se queda con hambre.
FALSO
No siempre que su bebé le reclame más leche está queriendo decir que tiene hambre. Puede ser que simplemente tenga sed y necesite hidratarse. Esto suele pasar en verano o en temporadas de calor y las tomas suelen ser más cortas.
También puede ser la necesidad de tomar mayor alimento frente a un pico de crecimiento. Por eso no hay que preocuparse.

7º- INICIO DE LA MENSTRUACIÓN Y fin de lactancia. 
FALSO
Que aparezca la menstruación de nuevo después del parto no quiere decir que tenga que terminar la lactancia. Mientras se estimula, mientras se siga dando pecho, la producción de leche se mantendrá.

8º- ESTOY ENFERMA Y CON MEDICAMENTOS, no puedo dar de amamantar.
FALSO
Si tienes un resfriado, si estornudas o toses, puedes taparte la boca con un pañuelo o una mascarilla.
Por la leche no suele transferirse.
No obstante, siempre que tomes medicamentos o tengas un pecho con infección, es conveniente consultarlo con el ginecólogo. Muchas de las infecciones en los pezones se debe a problemas en estos o por dar poco de mamar.

9º- SI ME QUEDO EMBARAZADA DEBO TERMINAR la lactancia materna.
FALSO.
Igual que puedes dar de mamar con la menstruación, también puedes hacerlo si estas embarazada. Incluso en el momento en que nazca, puedes seguir dándole de mamar a los dos hijos. Por supuesto que el más pequeño debe tener prioridad frente al mayor que puede ya comer otros alimentos.

¿QUÉ ES PREECLAMPSIA?

La preeclampsia esta relacionada con la tensión arterial alta provocada por el embarazo. Por eso, a medida que avanzamos en la gestación del bebé, van aumentando las posibilidades de que se este conjunto de complicaciones llamado preeclampsia se pueda diagnosticar. No obstante, no debes preocuparte porque la frecuencia es menor al 5% del total de los embarazos.

La preeclampsia se caracteriza por un aumento de la presión arterial y de la proteína de la orina Proteinuria (una proteína que sirve como indicador de varios tipos de enfermedades).

Los síntomas pueden ser: aumento de la tensión arterial, dolores de cabeza, hinchazón de cara, manos,  tobillos o pies; alteraciones visuales, dolores en hígado y en el estómago. Si tienes cualquiera de estos síntomas conviene acudir lo más prontamente posible al ginecólogo ya que la preeclampsia es más peligrosa para madre y bebé a medida que pasa el tiempo sin ser tratada.

En los casos en que la preeclampsia es muy fuerte, esta puede ocasionar graves problemas. Las arterias se contraen y producen la falta de riego sanguíneo en partes del cuerpo que pueden ser vitales como el hígado o el cerebro, también puede provocar el desprendimiento de placenta, cuando esta debe desprenderse justo antes del parto. Si esta falta de riego sanguíneo afecta al feto, puede producir problemas de crecimiento y desarrollo, además de producir parto prematuro con las complicaciones que conlleva.

Los factores de riesgo para sufrir preclampsia son:

  • Obesidad
  • Diabetes
  • Tensión arterial alta.
  • Edad mayor a 40 años.
  • Problemas de coagulación.


Por último, las preeclampsias leves o aquellas que se producen a partir de la semana 37, en general no producen problemas. Si se ha pasado la semana 37 se intentará adelantar el parto.

Diabetes gestacional.

Entre la semana 24 y la 28 del embarazo, se suele hacer una prueba de tolerancia a la glucosa para descubrir si la madre es afectada por una diabetes típica del embarazo, la diabetes gestacional.

Este tipo de diabetes únicamente aparece durante el embarazo, normalmente a mitad del mismo, y desaparece después del parto.

La prueba que se realiza recibe el nombre de test de O´Sullivan o prueba de azúcar. Se trata de ingerir 50 gr de azúcar y después de una hora y se miden los datos. Si a la hora supera los 140 mg/dl, se debe pasar a la prueba de tolerancia oral a la glucosa.

 TIEMPO EN MINUTOS   VALORES MÁXIMOS DE GLUCEMIA EN PLASMA 
  En ayunas 
   60 min. 
 120 min.
 180 min.
105 mg/dl
190 mg/dl
165 mg/dl
145 mg/dl

Si al realizar el segundo análisis sobrepasa los valores máximos de la tabla, se dice que se tiene diabetes gestacional.

El tratamiento para evitar los problemas de esta diabetes consta de realizar una dieta controlada por el médico. Si la dieta es insuficiente, se pueden probar con tratamiento oral y si es insuficiente inyecciones de insulina para controlar la glucosa en sangre.

Las consecuencias no son graves, pero pueden producir problemas futuros en el bebé como problemas respiratorios, obesidad infantil o diabetes de tipo II.


Cuidado del cabello durante el embarazo.

Durante el embarazo, el vaivén hormonal y los cambios en nuestro cuerpo, pueden hacernos sentir diferentes emociones, podemos pasar de la alegría a la tristeza. Por eso, hay que cuidar pequeños detalles de nuestro cuerpo para que nos veamos a nosotras mismas, desde una perspectiva más positiva.

En esta entrada nos vamos a centrar en el cabello, cómo cuidarlo.

En general, el pelo suele crecer más deprisa y con más volumen con el embarazo. Pero esta buena noticia, no es siempre así; los cambios metabólicos, de presión sanguínea y un mayor requerimiento de vitaminas y otros nutrientes, pueden provocar que el pelo se caiga, se vuelva graso o incluso seco y con picor del cuero cabelludo. 

Durante el embarazo, tenemos que tener un cuidado especial con nuestro pelo.

Tenemos que utilizar un champú especial. Tiene que adaptar el champú a la nueva condición, no utilice el de siempre. Si tiene un cabello seco, utilice una mascarilla. Si lo nota graso, utilice un champú indicado para esos cabellos grasos, recuerda que si te masajeas mucho el cuero cabelludo, estimulas las glándulas sebáceas.

Sobre los tintes o las mechas, no se ha demostrado que pueda provocar algún problema. Aunque ciertos expertos no recomiendan que se utilice durante el embarazo. Si tienes dudas sobre esto, lo mejor es utilizar aquellos productos menos agresivos y de origen natural, evite tintarse el pelo durante el primer trimestre del embarazo.

Los productos para alisar el pelo son, en general, muy fuertes, es mejor evitarlos. Además, no sabemos como puede responder el cabello nuevo. 

Si quieres verte guapa, hazte un nuevo corte, plánchate el pelo o ponte un acondicionador. Verás que si te ves con un pelo bonito, te ves mejor y por tanto te encuentras mejor.

¿Puedo tener relaciones durante la cuarentena?


Después del parto ¿cuándo podemos empezar a tener relaciones sexuales?

Pues bien, esto varía con cada mujer, y el momento adecuado es cuando usted y su pareja se sienta cómodos. El período de recuperación después del parto varía de una mujer a otra, por ejemplo algunas parejas toman 3 meses de descanso y en cambio otras un año. Lo que se recomienda es no tener relaciones sexo durante al menos 6 semanas, unos 40 días... de ahí su nombre de cuarentena. 40 días es el tiempo medio que tarda en recuperarse órganos. Hay varios factores que interfieren en el proceso de recuperación y también, el momento ideal para empezar a tener relaciones sexuales, veamos:

Si usted ha tenido una episiotomía (que es una incisión en el perineo, que es necesaria para permitir ampliar la abertura por la cual el bebé nace.).

Si usted tuvo un desgarro en las paredes de la vagina durante el parto.

La cuarentena (el período inmediatamente posterior al parto, y que se extiende hasta que el cuerpo de la mujer a vuelve a la normalidad o pre-gestacional, esto incluye el tracto reproductivo femenino y las hormonas).

Si el parto fue normal o cesárea, ya que en promedio, las mujeres que dieron a luz por cesárea empiezan antes a tener relaciones sexuales.

La sequedad vaginal. Es muy común que después de un parto disminuya la lubricación vaginal, así que si tienes relaciones sexuales se puede sentir dolor.

El apetito y disminución del deseo sexual causada por hormonas (deficiencia de estrógenos) y también a causa de la fatiga para la atención de 24 horas de su bebé.

Si tiene relaciones sexuales antes del tiempo recomendado se puede sentir más dolor que placer durante el coito y el orgasmo.

Ecografía Doppler fetal.

La ecografía Doppler, es un método de auscultación que se utiliza para comprobar el latido del feto y controlar a la mujer embarazada con regularidad para vigilar posibles trastornos del embarazo. (El monitoreo electrónico fetal, fetoscopio, monitorización interna del feto y el Doppler portátil son los métodos más utilizados para monotorizar el feto.)

¿Cuáles son las ventajas?

Pues las ventajas de este procedimiento, frente a otros, es que no es invasivo y no produce molestias ni al bebé ni a la madre. Además, en un principio era un procedimiento costoso, pero con el tiempo se ha normalizado su uso e incluso venden sencillos aparatos de Doppler fetal portátiles por precios reducidos, para matronas, enfermeras y médicos.

¿Cómo se utiliza?

Es un procedimiento que no suele aplicarse antes de la semana 10ª.
Antes de empezar, se aplica un gel ultrasónico que facilita el contacto y aísla el ruido exterior. Un vez esparcido, se desplaza la sonda hasta encontrar el latido del feto.Una vez que se encuentran los latidos, un médico puede determinar la frecuencia cardíaca.

¿Para qué sirve?

El rango normal de la frecuencia cardíaca del feto es de entre 120 y 180 latidos por minuto, generalmente. Cada feto es único y cada uno tiene su propio ritmo cardíaco. Después de unas cuantas visitas, el médico podrá establecer los límites normales de frecuencia cardíaca para un feto en particular y utilizará esa información para controlar cualquier anomalía o signos de complicaciones.

Se ha comprobado que este procedimiento está dando resultados favorables para controlar aquellos embarazos de alto riesgo.

Semana 41... se sale de cuentas.


En teoría, al llegar a la semana 40, se da a luz... pero esto es en teoría. Es frecuente que, sobre todo durante el primer embarazo, la fecha del parto se retrase a la semana 41 o 42. No debes preocuparte por eso, suele suceder, además, siempre se puede recurrir al parto inducido. Veamoslo.

Se toma la decisión de inducir el parto cuando, por ejemplo, se observa que la placenta empieza a funcionar de manera menos eficaz, también cuando puede haber riesgo para el bebé o para la madre... por ejemplo problemas de salud como hipertensión, diabetes, infección, etc. Aunque existen otros motivos también menos importantes (que se suelen dar en centros hospitalarios privados) como puede ser que el médico se va de vacaciones o la madre quiere que su hijo nazca un día exacto.

Bueno, si por el motivo que sea quiere que le induzcan el parto, ¿cómo se hace? ¿tiene algún riesgo?

En principio, cuando se induce el parto es para evitar riesgos tanto en la madre como en el hijo. Y hay que tener en cuenta que el hijo está totalmente formado. Las únicas complicaciones que se pueden dar son aquellas relacionadas con la cesáreas  ya que el número de cesáreas en los partos inducidos es mayor que lo nacimientos de forma natural.

¿Cómo provocar el parto?

Pues por ejemplo, aumentando los niveles de oxitocina, la hormona del parto. Algunas formas son estimularse los pezones o practicar el acto sexual (en este ENLACE veréis las formas de provocar el parto de manera natural)

La manera de inducir el parto en la medicina normalizada pasa por inyectar "oxitocina sintética" o Prostaglandina. Otra forma es es la rotura de las membranas o RAM. Si ninguna de estas técnicas inducen el parto, se procede a la cesárea.

Relajarse durante el embarazo.

La incertidumbre, las expectativas,  las dudas, cambios hormonales y físicos nos irritan y pueden hacernos sentir un poco nerviosa. Hay que tratar pues de sentirse relajada y segura, es mejor para ti y para tu bebé.
Puedes relajarte de diversas formas, desde mirar una película o una comida hasta meditar o hacer una relajación guiada. Bañarse, escuchar música, hacer yoga son otras opciones.
Si te gustan los masajes (como a casi todos), pueden hacerte uno con aceite de lavanda, de neroli para facilitar el descanso , ylang-ylang o sándalo si te sientes deprimidas o está nerviosa.

Otra manera natural de relajarse es concentrarse en el bebé. Coloca las manos sobre el abdomen y sintoniza  con él. Dígale como se siente o explíquele que le gustaría aportarle: fuerza, seguridad, alegria, humor... Todo, sensaciones positivas.

Contarle a tu pareja como te sientes y que piensas te liberará de esa carga mental y se sentirás más relajada.

Al relajarse, preste atención a su postura, a su respiración, debéis estar cómodos. Siéntate apoyando la espalda para que se mantenga recta, con la pelvis suelta. Así se facilita la respiración.

Piensa que perder un poco de tiempo en relajarse es beneficioso para ti, pero para tu bebé también.

Clomifeno, fecundación y ovarios poliquísticos.

El clomifeno, (Clomid, Serophene, Planifen, Omifin y otras marcas comerciales) es un medicamento utilizado para conseguir el embarazo, es un medicamento que aumenta la fertilidad de la mujer. Y suele funcionar para aquellos casos en que se tiene ovarios poliquísticos, y ciclos irregulares. En general, estos medicamentos gozan de una alta efectividad, superan el 80% las mujeres que ovulan y un 40% las que quedan embarazadas.

Podríamos decir que es el intento anterior a la fecundación in vitro y su propósito es el de estimular la producción de varios óvulos, aunque también se puede suministrar en hombre para conseguir mayor calidad y cantidad de espermatozoide.

El clomifero es un medicamento que debe ser recetado y supervisado por el médico, para comprobar la efectividad y para evitar también las molestian que pueden producir (si aparecen) efectos secundarios como: mareos, dificultad para respirar, dolor pélvico, náuseas y vómitos, entre otros.

Resumiendo, es un medicamento que trata de aumentar la producción de óvulos y es una alternativa económica a las inyecciones de hormonas.



Dolor de pezones cuando amamanta a su bebé.

Es posible que, a causa de la mastitis, puedan doler los pezones cuando el bebé succiona. Si es así, haz lo siguiente:

* Si es por mastitis, acuda al médico lo antes posible.

* Coloque al bebé de manera que abarque toda la aureola con la boca. Cambie la posición en que lo alimenta para repartir la presión que ejerce el bebé.

* Refuerce su flujo de leche ( antes de alimentar al bebé) relajándose y poniéndose cómoda.

* Alimente a su bebé frecuentemente, pero si sus pezones están agrietados y doloridos, limite la duración de cada toma durante uno o dos días y saque la leche sobrante.

* Ofrezca el pezón menos doloroso.

* No se lave los pezones con jabón. Séquese los pezones y si quiere aplíque un ünguento de caléndula.

* Déjese los pezones al aire tanto como le sea posible. Si le es posible es bueno que les de el aire y el sol.

* Beba mucha agua.

.

¿Estás de parto o es una falsa alarma?

En muchos casos, notamos contracciones y lo primero que pensamos es - Ya esta! estoy de parto!- Pero realmente es una falsa alarma. Por eso, para saber si realmente estás de parto o no, la única señal segura son las contracciones, pero hay que saber interpretarlas.

Estás de parto   Es una falsa alarma
Las contracciones siguen un ritmo regular:  por ejemplo, aparecen cada 5 minutos.

Son cada vez más fuertes.

No desaparecen al andar o descansar.

Pueden ir acompañadas de la expulsión del tapón mucoso.

El cuello uterino se va dilatando progresivamente.
Las contracciones son irregulares: por ejemplo, aparecen cada tres minutos y luego pasan a 10.

No se intensifican con el tiempo.

Disminuyen fácilmente al cambiar de postura o actividad.

No son acompañadas de mayor secreción, mucosidad o hilos o coágulos de sangre.

No se observan cambios uterinos significativos a primera vista.
Es muy frecuente que las "falsas contracciones" que se tiene de vez en cuando pasen a las contracciones del parto. De repente serán rítmicas y cada vez más fuertes, es la señal principal del paso de unas a otras. Así que ya sabes, si notas estas señales, avisa a tu familia y acercaros al hospital... y ánimo porque todo va a salir bien.

El metabolismo durante el embarazo.

Durante el embarazo es bastante normal que se coja más peso del necesario, que se tenga más hambre y más ganas de comer dulce.

Si tiene hambre a menudo, especialmente a última hora de la noche, le alegrará saber que hay una razón fisiológica para esto. Durante el embarazo, el bebé extrae glucosa y otras sustancias nutritivas del corriente sanguíneo de la madre tanto por el día como por la noche. Durante el embarazo existe una hipoglucemia leve (bajo nivel de azúcar).

Es por eso que entre comidas y por la noche, la madre sienta hambre al reducirse los niveles de azúcar en sangre. Si siente muy a menudo ansiedad por la comida, es mejor que coma más frecuentemente pero cantidades pequeñas. Es mejor pequeños tentempiés que grandes comilonas espaciadas en el tiempo.
A esto hay que añadir la retención de líquidos provocado por el nivel hormonal.

Y luego ten en cuenta una cosa. Si coges más peso de lo deseado, es muy fácil perderlo después del parto. Las tareas de madre, dormir menos y quizá comer peor, el gasto físico que conlleva la lactancia, y sentirte saciada antes (a no ser que le amamantes de forma natural ) hace que vuelvas a recuperar tu figura con un poco de esfuerzo.


Tapón mucoso, su expulsión.

¿Qué es el tapón mucoso?

El tapón mucoso en una barrera física y química que sella la entrada del útero y evita infecciones al feto. Básicamente está formado por agua y glucoproteínas que le dan ese aspecto gelatinoso. Y su Ph es un poco más alcalino, produciendo una barrera química que combate cualquier germen.


¿Cuándo se cae?

Normalmente se cae en fechas próximas al parto, en ocasiones cuando se rompen aguas, pero en  algunos casos se adelanta y se desprende antes de lo esperado. En cualquier caso, se debe ir al ginecólogo.

Precauciones

Una vez se ha expulsado el tapón mucoso, se debe tener en cuenta que es más fácil que se produzca una infección. Se recomienda utilizar ropa holgada y de fibras naturales y conviene evitar las relaciones sexuales y los baños.

 ¿Cómo sé si se ha expulsado el tapón mucoso?


Verás que el tacto y el aspecto es diferente al flujo vaginal que suele aumentar las últimas semanas de embarazo, el aspecto del tapón mucoso es más espeso. Pero en muchos casos, hay mujeres que no se dan cuenta que han perdido el tapón. Otra pista que te puede indicar que es el tapón, es que en ocasiones, va acompañado con pequeños hilitos de sangre.

Abajo, una imagen del tapón mucoso.

Imagen extraída de  http://lahabitacionsinnombre.blogspot.com.es 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...