Mostrando entradas con la etiqueta La ley del esfínter.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta La ley del esfínter.. Mostrar todas las entradas

La ley del esfínter.,


Os voy a poner parte de un texto que explica la famosa "ley del esfinter" y ha sido extraído de un blog profesional y de gran valor educativo: http://maternidaddiferente.blogspot.com/


La ley del esfínter

" Wiessinger habló de la Ley de Esfínter, postulada por la famosa matrona defensora del parto en casa Ina May Gaskin. Lo que viene a decir esta ley es que el cuello del útero (cérvix) funciona como un esfínter y, como el resto de esfínteres del cuerpo humano, no reacciona bien ante las órdenes, presiones o el miedo.
El mejor ejemplo de esta ley es cuando una persona intenta orinar o defecar en una situación de falta de intimidad (baño público o con alguien delante) o de presión. Normalmente, ante este tipo de estímulos los esfínteres se cierran (¿respuesta fisiológica evolutiva que favorece el instinto de huida por encima de otras necesidades?), por lo que resulta extremadamente complicado.

De igual manera sucede con el parto, más aún si cabe cuando la situación de la madre es extremadamente expuesta desde un punto de vista biológica y tremendamente falta de intimidad si tenemos en cuenta las rutinas hospitalarias actuales. En situaciones de miedo, exposición, vergüenza o presión el cérvix responde cerrándose… Lo cual explica por qué partos perfectamente normales se “paran” cuando la futura madre llega al hospital.

El humor como vía de escape
Los años de experiencia de Ina May Gaskin en este tipo de situaciones la han llevado a argumentar que una de las mejores soluciones para este tipo de situaciones es el recurso al humor.


Una broma, un chiste o cualquier otro intento similar para crear un ambiente distendido buscando la risa o la sonrisa tienen dos efectos principales:
Fomentan la secreción de endorfinas que pueden neutralizar a la adrenalina que ha causado que el parto se pare.
La risa relaja la boca y la mandíbula, fomentando así la relajación del cérvix y del útero.

Este último efecto, el de la relajación de la boca y la mandíbula, se puede lograr también de otras maneras, como, por ejemplo emitiendo gruñidos graves o bufando como un caballo (dejando que vibren los labios). Un apasionado beso con la pareja también contribuye a mantener la mandíbula relajada. Aunque si el parto se produce en un ámbito hospitalario, prácticamente la mejor solución es pedir al equipo médico un poco de intimidad.

La ley del esfínter formulada
- Los esfínteres no reaccionan bien ante las órdenes.
- Los esfínteres funcionan de manera óptima en un ambiente íntimo.
- Los esfínteres se pueden cerrar bruscamente con las agresiones a la intimidad o la confianza.
- Los esfínteres se abren de una manera más efectiva cuando la boca y la mandíbula están abiertas y relajadas.
"

Otras cosas que puedes hacer: ENLACE.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...