Mostrando entradas con la etiqueta Lactancia o biberón.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Lactancia o biberón.. Mostrar todas las entradas

ALGUNOS FALSOS MITOS SOBRE LA LACTANCIA MATERNA.

1º- TENGO PECHOS PEQUEÑOS y no dará suficientemente leche. 
FALSO
La producción de leche no depende de el tamaño de los pechos. Tener en cuenta que muchos pechos grandes son porque acumulan grasa, y esta no produce leche, sino por unos conductores que forman la glándula mamaria. De todas formas la producción de leche siempre suele ser mayor a la necesaria por el bebé.

2º- LA LECHE QUE ME SALE ES MUY LÍQUIDA y poco nutritiva, no alimenta a mi hijo. 
FALSO
El sabor que más atrae al bebé, y a cualquier adulto, es el dulce, es el sabor primitivo que nos indica que lo que comemos es saludable. Pues bien, al principio de la toma puedes observar que la leche es más líquida porque contiene mayor cantidad de agua y azúcares. Es la forma de atraer al bebé. Al rato, la leche suele hacerse más espesa y su cantidad de grasa aumenta.


3º- NO ME SUBE LA LECHE DESPUÉS DEL PARTO, no puedo alimentar a mi bebé. 
FALSO
Es cierto que la leche puede tardar en subir 3 o 4 día, pero antes pueden succionar lo que se conoce como  calostros. El calostro es un tipo de leche muy nutritiva que además favorece el desarrollo del sistema inmunológico.

4º- TENGO QUE BEBER LECHE PARA PRODUCIR LECHE.
FALSO
La producción de leche no depende de si se bebe o no leche o cualquier otro alimento. Para que la leche deje de producirse por la alimentación  esta debe ser insuficiente y provocar problemas serios de nutrición. La producción de leche responde a la demanda. Con forme más leche se tome, más produce nuestro cuerpo.

5º- TENGO QUE DAR DE AMAMANTAR CADA 3 HORAS para recargar los pechos de leche.
FALSO
No impongas ni horarios ni cantidades. No tienes por qué hacerlo así. Los primeros meses que son aquellos que se dan exclusivamente la lactancia materna, si has decidido hacerlo así, puedes alimentar a tu bebé no esperando a que se llenen los pechos de leche para luego darles una cantidad mayor, sino dar de pecho cuando el bebé tenga hambre y te lo solicite. Cada bebé y cada madre son diferentes, no conviene pues regular las tomas como demuestran los últimos estudios que aconsejan dar leche al bebé siempre que lo solicite. De esa forma dejaremos que el bebé crezca a su ritmo, se alimente de forma más natural y tomando menos cantidad pero más frecuentes. Así también ayudaremos a que las digestiones del bebé sean más livianas y por tanto con menos cólicos.

6º- LAS TOMAS SON MÁS FRECUENTES Y creo que el bebé se queda con hambre.
FALSO
No siempre que su bebé le reclame más leche está queriendo decir que tiene hambre. Puede ser que simplemente tenga sed y necesite hidratarse. Esto suele pasar en verano o en temporadas de calor y las tomas suelen ser más cortas.
También puede ser la necesidad de tomar mayor alimento frente a un pico de crecimiento. Por eso no hay que preocuparse.

7º- INICIO DE LA MENSTRUACIÓN Y fin de lactancia. 
FALSO
Que aparezca la menstruación de nuevo después del parto no quiere decir que tenga que terminar la lactancia. Mientras se estimula, mientras se siga dando pecho, la producción de leche se mantendrá.

8º- ESTOY ENFERMA Y CON MEDICAMENTOS, no puedo dar de amamantar.
FALSO
Si tienes un resfriado, si estornudas o toses, puedes taparte la boca con un pañuelo o una mascarilla.
Por la leche no suele transferirse.
No obstante, siempre que tomes medicamentos o tengas un pecho con infección, es conveniente consultarlo con el ginecólogo. Muchas de las infecciones en los pezones se debe a problemas en estos o por dar poco de mamar.

9º- SI ME QUEDO EMBARAZADA DEBO TERMINAR la lactancia materna.
FALSO.
Igual que puedes dar de mamar con la menstruación, también puedes hacerlo si estas embarazada. Incluso en el momento en que nazca, puedes seguir dándole de mamar a los dos hijos. Por supuesto que el más pequeño debe tener prioridad frente al mayor que puede ya comer otros alimentos.

Lactancia o biberón


La excusa o temor asociado a la estética y el miedo al deterioro de los senos es una de las que más oyen los especialistas como argumento para evitar la lactancia.

Nora lo resuelve sin misterios. "Si unos pechos se deterioran al lactar es porque la mamá emplea mal la técnica".

Para la pediatra Karem Helena Ruiz, especialista en nutrición, las madres aplicarían responsablemente este tipo de alimentación si reciben la información necesaria sobre los beneficios que representa la leche materna en la salud de sus bebés.

Y de allí se desprende también una tarea pedagógica. Enseñarles a disponer la areola (no el pezón) para que su bebé se alimente, y a que descubran posiciones cómodas y tranquilas, para hacer de este momento un verdadero encuentro y no una cita obligatoria y fatigosa.

Nora López asegura que un bebé alimentado con leche materna y con el afecto que este contacto genera, será un adulto sereno, más desarrollado e inteligente. Un ser humano de alegría y paz.

Para seguir leyendo: Elcolombiano.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...