Mostrando entradas con la etiqueta Riesgos para el bebé.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Riesgos para el bebé.. Mostrar todas las entradas

Herpes genital y embarazo.

El Herpes genital, junto con el papiloma humano, son las dos enfermedades de transmisión sexual (ETS) más frecuente. De hecho se piensa que un 20% de la población puede llegar a tener herpes en algún momento de su vida.

Existen dos tipos de herpes el VHS2 y el VHS1, los dos de origen viral y los dos peligrosos para el embarazo. Cierto es que el VHS2 (virus herpes simplex II), es el más frecuente y más peligroso. Saber si tienes una infección y de qué tipo corresponde diagnosticarlo por un profesional de la salud tras análisis de sangre.

¿Pero que pasa si se está embarazada?

Contagiarse del herpes durante el embarazo es peligroso para la madre, pero también para el hijo. Pero hay que destacar un matiz importante. Aunque parece una paradoja, es más peligroso para el bebé (feto) cuando está más desarrollado que cuando está menos. Durante el primer y segundo trimestre, si la madre es contagiada por herpes, el peligro de contagio al bebé es menor. Únicamente 1 de cada 100 bebés son contagiados ya que el líquido amniótico sirve de barrera protectora. Además, al estar la madre más tiempo con el virus, es posible que le de tiempo a formar anticuerpos que pueda trasmitir a si hijo a a través de la sangre. Por lo que el bebé será más fuerte para hacer frente a una infección del virus del herpes.

Es más complicado y peligroso cuando el contagio se produce a partir de la semana 15. Simplemente por que a la madre no le da tiempo a producir anticuerpos que pueda trasmitir al bebé. Este aun estando protegido por la placenta y el líquido amniótico, puede contagiarse a la hora del parto. Es muy probable que aparezcan llagas pequeñas e imperceptibles en el interior del útero, en la vagina o en las nalgas. Si el bebé estuviera en contacto con ellas, la posibilidad de contagio sería mayor, y muy peligroso para el bebé.
Para evitar este posible contagio existe la solución de tomar medicamentos para prevenir brotes del virus a la hora del parto.Pero la gran mayoría de médicos aconsejan dar a luz por cesárea. De esa manera el riesgo de contagio es bastante menor.


¿Cómo puede afectar el herpes al bebé?

El herpes puede ser un problema importante de salud para tu bebe. Por eso hay que tener muchísimo cuidado para que no se contagie del herpes neonatal. Esta enfermedad es más fácil que se contagie cuando la madre se encuentra en el tercer trimestre del embarazo. Y los daños que pueden provocar en el bebé son:
- Problemas en órganos internos.
- Problemas en el sistema nervioso.
- Lesiones en boca, ojos, nariz... (pueden producir ceguera o sordera)
- Retraso mental o parálisis.
- Infecciones generalizadas.

Como ves, los daños que puede producir en el bebé son importantes. Si se prevé que ha podido ser infectado durante el parto, existen tratamientos que pueden minimizar los daños. La eficacia de estos depende de la rapidez en que se actúe.

De todas formas no te preocupes, en el momento se sospecha de la presencia de este virus se toman la medidas necesarias para que el bebé no sea afectado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...